De casos de test a mapas mentales: una experiencia personal

De casos de test a mapas mentales: una experiencia personal

La mecha que prendió este post fue este comentario en una de mis entradas de análisis de herramientas de test case management, preguntando por el resultado de la investigación en este tema realizada al principio del año 2011. La búsqueda terminó al cabo de algunos meses, a medida que me iba dando cuenta de que una herramienta de este tipo no encajaba en mi contexto actual, pero nunca concluí la investigación oficialmente. No la estoy concluyendo ahora con este post, a lo mejor la retomo en el futuro, pero dos años después de sus inicios, el hecho es que hemos vivido y testeado adecuadamente sin casos de test ni herramientas de gestión de los mismos. Así es como lo hicimos.

Antes de empezar, no estoy intentando afirmar cuál es la mejor solución en este aspecto, esto es el relato de una experiencia personal solamente, un caso de estudio si queréis. Simplemente food for thought, cosas a considerar si os encontráis en esta situación. Espero os sirva de ayuda 🙂

Nuestro contexto

Intentaré resumir nuestro contexto en unas pocas líneas, contáctadme si no es suficiente para entender la situación:

  • 2 aplicaciones web-based
  • Ambas aplicaciones son maduras, con más de 3 años de existencia cada una
  • +500 casos de uso (y creciendo!), desde simples CRUD a grandes y complejos casos de integración de sistemas con interpretaciones condicionales y reglas de negocio implicadas
  • Un departamento de 2 testers, emparejado con un equipo de 4-5 developers superlistos
  • Un promedio de 2-3 releases al mes
  • Sin automatización disponible (en el momento de iniciar la investigación)

El primer número que me vino a la mente fue que necesitábamos una herramienta que gestionara como mínimo +500 casos de test (digamos, el happy path de cada uno de esos casos de uso), ergo se supone que tendremos que desarrollar esos +500 casos de test, y también se supone que tendremos que mantener esos +500 casos de test, sin reclutar nuevos compañeros ni reducir la velocidad de releases que defendemos.

No podíamos realizar esa inversión, nuestro foco hubiera pasado de testear a crear y mantener casos de test, con la sensación de que se trata de una tarea interminable, ya que hay casos de uso nuevos cada mes, más revisiones de los ya existentes, implicando nuevos casos de test a redactar y casos de test viejos a mantener, más en algún momento explorar los unhappy paths si teníamos tiempo.

Qué hacíamos mientrastanto?

Al principio de todo, 2 años antes de que esta búsqueda empezara, intentaba crear los casos de test en Excel al principio de la fase de testing (desarrollábamos bajo waterfall por aquél entonces) antes de testear efectivamente, de lo que aprendí lo siguiente:

  1. Los casos de test evolucionan mientras testeas, por ello tu manera de pensar y la herramienta que uses tiene que estar preparada para esto.
  2. El mantenimiento y la reutilización de los casos de test es un tema candente, difícil de gestionar en un entorno cambiante como el nuestro, por las razones antes mencionadas.

Con este enfoque, descubrí que invertía más tiempo creando, editando y adaptando a la situación actual mis casos de test en Excel que testeando efectivamente. Progresivamente, fui abandonando ideas; primero, abandoné la idea de reusar casos de test (con lo que el asunto del mantenimiento desapareció también); y después, abandoné la idea de preparar todo el conjunto de casos de test antes de empezar el testing, abrazando un diseño de testing y una ejecución más dinámicos. Estaba haciendo testing exploratorio sin saberlo, pero no me sentía cómodo con la idea de no tener documentación de test. Por esto último empecé la investigación de una herramienta de gestión de casos de test.

Y… Apareció el mind mapping!

Mientras investigaba herramientas concretas, intenté averiguar qué hacían otros profesionales en situaciones similares a la nuestra, y descubrí que el testing exploratorio era real y muy respetado por testers muy influyentes; y descubrí el mind-mapping también.  Inmediatamente cambié el uso de Excel y Notepad en mis actividades exploratorias extraoficiales para usar Xmind como herramienta de soporte para las mismas.

Tan buen punto empecé a hacer esto tuve un momento de esos de “cómo no había hecho esto antes!”, ya que los mapas mentales son la herramienta perfecta para desarrollar y ejecutar pruebas mientras testeas, evolucionando tus ideas de testing mientras testeas efectivamente, disfrutando con el proceso y reforzando la parte creativa del testing, cosa que también tiene su gracia. Además de esto, el uso de mapas mentales nos permitió desarrollar un “mapa mental de ideas de testing” al inicio de los proyectos e iteraciones y evolucionarlo a medida que estas avanzaban y profundizábamos en su contenido, compartiéndolo con el resto del equipo, tanto desarrolladores como stakeholders, creando una gran compilación de ideas de pruebas justo antes de empezar efectivamente a testar, y pudiendo evolucionar esta compilación mientras el testing tenía lugar.

La búsqueda de una herramienta de test case management finalizó de facto…

…en el momento que me pregunté ¿por qué iba a querer invertir esa cantidad de tiempo en documentar esos casos de test cuando estamos cumpliendo razonablemente bien sin ellos? Las primeras respuestas que me vinieron a la mente se referían a registros de ejecución de pruebas, cobertura y reutilización. Así que las analicé profundamente.

El tener registros de ejecución de casos de test no es razón suficiente para implementar una herramienta de gestión de casos de test, por lo que seguí profundizando en las otras respuestas.

Sobre cobertura… somos principiantes en testing exploratorio, así que me sentía inseguro de que nos dejáramos areas importantes sin testear con un enfoque tan dinámico, pero la idea de implementar una herramienta de gestión de casos de test no me era suficiente, preferí pensar en mejorar como testers exploratorios; además, alimentar esas herramientas nos hubiera quitado tiempo de testing efectivo, por lo que la coberturase vería afectada también. Por otro lado, qué cobertura te ofrece una herramienta de gestión de casos de test? La cobertura sobre los casos de test que has sido capaz de introducir en ella, cosa que es una manera sesgada de ver la cobertura. Me sentí más seguro haciendo crecer la cobertura en las áreas importantes a medida que íbamos testeando.

La reutilización ha sido un hito reciente para nosotros, decidiendo no reutilizar nada hasta ahora, recreando y revisando las ideas de pruebas a medida que lo hemos ido necesitando, afilando nuestros sentidos y habilidades exploratorias en cada iteración, aunque probablemente modifiquemos esta conclusión pronto.

Próximos pasos (algunos ya ejecutados)

Habiendo decidido oficialmente que hacíamos testing exploratorio con mapas mentales y siendo felices con ello, empezamos a iterar esta idea para mejorar nuestro desempeño. Cosas que ya hemos hecho al respecto:

  • Invertir tiempo en automatizar validation checks, para combinar nuestra óptica exploratoria profunda con cobertura general y ligera en términos de checking.
  • Documentar formalmente algunos casos de test para los casos de uso más críticos (hablamos de unos 5 o así), creando una mini test-suite a ser ejecutada en cada ciclo de testing, antes de la instalación de una nueva versión. Esta suite no se automatizará nunca, ya que requiere unos 15 minutos de ejecución y quiero los 7 sentidos de un tester pensante en ella, y un robot no me ofrece esa seguridad. Los smoke tests son documentados formalmente también. Estas son pruebas sencillas que demuestran que el testing exploratorio y el documentado formalmente pueden coexistir.

Cosas que espero hagamos en el futuro cercano:

  • Repensar el tema de la reutilización. Quizás podríamos desarrollar un mapa mental con checklists para empezar esa recopilación de ideas de pruebas con algo ya hecho, actualizando estos documentos a medida que los vamos usando, aceptando que tienen que ser actualizados antes de evolucionarlos, pero tomando ventaja del conocimiento y esfuerzo mental ya aplicado.
  • Desarrollar una especie de testing low-tech dashboard, basado en mapas mentales, con la intención de comunicar más fácilmente el estado del testing al equipo et altri.

Finale

Pues ya está. Un proceso de 4 años resumido en menos de 1500 palabras. Espero poder escribir algo más al respecto en los próximos 4 años, a ver si mejoramos en este interminable y fantástico asunto!