Los tests automáticos tienen sentimientos

…y no solo sentimientos, también pueden tener bugs. Incluso peor, pueden fallar ocasionalmente (flaky tests en anglosajón) y ello puede llevar a ponerlos en cuarentena en la ejecución de los builds bajo el lema “ya arreglaremos los tests más tarde”, un “más tarde” que no llega nunca, perdiendo cobertura de pruebas lenta y dolorosamente.

Ignorar temporalmente tests que fallan a veces para conseguir un “green build” es válido, pero no arreglar o eliminar esos tests que no son de confianza no lo es. Con esta idea en mente escribí esta carta en nombre de un test ignorado, publicada en el blog de desarrollo de Atlassian.

Espero que te guste 🙂